lunes, 5 de noviembre de 2018

"Me sentiré mejor cuando el invierno se haya ido"

Primer acto. Se miraron a la cara en un desayuno ligero, sabroso y lleno de palabras que se enlazaban unas con otras; como los susurros de aquella noche de noviembre.
Las tazas saboreaban sus bocas. Mientras, esa noche, entre las sábanas frías se sentieron en la necesidad de aprenderse los deseos del otro.
Parloteando ella agarró su dedo gordo... recordándole como le acarició su miembro terso, fuerte y elegante levantado ante ella y ante sus pechos grandes...mamarios...

Segundo acto.Necesitaba hidratarse y el té apaciguaba la sed que iba sitientiendo mientras él la tocaba de lejos, de cara...de espadas, haciendole notar su sexo contra sus nalgas ávidas de juegos nocturnos...
Él la miraba pensando en esa boca acariciando su sexo....Ella absorvia un poco de té...y a él le dolia...le excitaba..
Sus cabezas se conectaron. Palpitaron con sabores e intensos recorridos sexuales.
Juguetearon juntos y en la distacia.. A ella le gusta que jueguen, que la miren, que la intuyan...que la posean entera, excesiva...como es ella.

Tercer acto. Abrazó con fuerza su torso tatuado como si decidiera llevárselo con ella... pero no pudo ser.....
A la mañana siguiente se despertarán en diferentes ciudades....en distintas realidades... y mientras recorren su camino al trabajo... sentirán que su piel no es la misma...algo se ha pegado a ella....¿Sera Noviembre? No está segura, eso si: "Me sentiré mejor cuando el invierno se haya ido"

No hay comentarios: