lunes, 30 de enero de 2012

Miseria joven...

Frío de invierno. Camino con mis botas de pescadera. De reojo, veo medio acostado en un conteiner de papel reciclado un cuerpo;  palo en mano se arrastra hacia fuera sacando periódicos, papeles… que van rellenando el carro de la compra…he sentido un dolor intenso.

Ese joven intentando cambiar papeles …por monedas…por comida…por pan… me ha estremecido; por un instante sentí que mi cuerpo era el que estaba agazapado  en ese conteiner…y con rabia agarraba toda ese basura llena de letras dormidas…muertas..Esa miseria del que no tiene para pasear, del que no tiene para charlar, del que no tiene para comer…  E imaginé que el conteiner me engullía, me trituraba…. Entre el país de las maravillas y el país de la mediocridad…

Hoy, esa imagen se me quedó pegada, me cuesta arrancármela… y tengo frío….

viernes, 27 de enero de 2012

entrar...sin forzar...

Hay personas q vuelven a dibujarte espacios en los que hace mucho no habías entrado, ni si quiera creías que podrías entrar.
Entras de su mano...sin apenas darte cuenta y sin saber; empiezas a desnudarte...a despojarte de tus capas...te vuelves ligera...humana...y vuelves a creer en los hombres...en la humanidad. Ese momento, hoy, lo he  guardado en un bote de cristal junto al que  tengo de arena del Sahara. Uno al lado del otro. Como dos buenos amigos. La arena del Sahara me ha guiñado el ojo...y me ha dado las gracias. Le gusta el bote...le gusta el  contenido…


Al girarme…noto que empiezan a cuchichear…. Y me gusta…

miércoles, 11 de enero de 2012

un instante de AMISTAD...

El aroma de viñedos, de parra verde, de notas amarillas; el vino blanco me ha llevado a recordar lo bello de un encuentro.
Aire, una terraza y una conversación. Dos amigos que se encuentran con facilidad, con lealtad; una imagen, un recuerdo; una charla que fluye, que va, que se desliza, que se hilvana, que se entreteje…amo esos momentos…amo la fluidez de la amistad, de la construcción de los secretos…amo la intimidad de la verdad entre amigos. Que bello es haber amasado un momento como el de aquella terraza…

Siento que amasar la amistad puede ser lo único que nos salve de la aridez de esta sociedad que nos ahogando… ¿Puede ser?