lunes, 5 de noviembre de 2018

"Me sentiré mejor cuando el invierno se haya ido"

Primer acto. Se miraron a la cara en un desayuno ligero, sabroso y lleno de palabras que se enlazaban unas con otras; como los susurros de aquella noche de noviembre.
Las tazas saboreaban sus bocas. Mientras, esa noche, entre las sábanas frías se sentieron en la necesidad de aprenderse los deseos del otro.
Parloteando ella agarró su dedo gordo... recordándole como le acarició su miembro terso, fuerte y elegante levantado ante ella y ante sus pechos grandes...mamarios...

Segundo acto.Necesitaba hidratarse y el té apaciguaba la sed que iba sitientiendo mientras él la tocaba de lejos, de cara...de espadas, haciendole notar su sexo contra sus nalgas ávidas de juegos nocturnos...
Él la miraba pensando en esa boca acariciando su sexo....Ella absorvia un poco de té...y a él le dolia...le excitaba..
Sus cabezas se conectaron. Palpitaron con sabores e intensos recorridos sexuales.
Juguetearon juntos y en la distacia.. A ella le gusta que jueguen, que la miren, que la intuyan...que la posean entera, excesiva...como es ella.

Tercer acto. Abrazó con fuerza su torso tatuado como si decidiera llevárselo con ella... pero no pudo ser.....
A la mañana siguiente se despertarán en diferentes ciudades....en distintas realidades... y mientras recorren su camino al trabajo... sentirán que su piel no es la misma...algo se ha pegado a ella....¿Sera Noviembre? No está segura, eso si: "Me sentiré mejor cuando el invierno se haya ido"

lunes, 14 de noviembre de 2016

...una visita que no "echaba de menos"...

….esta mañana al retirar las sábanas de mi cuerpo me esperaba la melancolía, la tristeza; hace tiempo que no venía a verme y, al contrario de lo que pueden pensar, su visita no me ha incomodado. Si soy sincera, incluso me he sentido reconfortada por su suave caricia, por saber que aun existía...

..Pensé: ...en el pasado, ella siempre estaba junto a mí… Así que ahora que ya no la llamo, a lo mejor, es ella quien me echaba de menos. ¿Es posible? ¿Pudiera ser que la tristeza al mirar su agenda viera que hace varios meses no se encontraba conmigo…?

“…Bueno, pues si es así, te acepto, te dejo deambular por mi piel en las primeras horas de esta mañana; tras la comida deberás abandonar este cuerpo y conducirte a otro…”


… Introduzco, con tranquilidad,  mi cuerpo en la bañera y pienso: ¿Por qué hoy? ¿A qué se debe su visita? ¿Qué quiere decirme? … 

martes, 10 de mayo de 2016

....las malas lecturas

Levanto la vista de mi lectura, y lo veo entrar; rígido, infame, hierático. Revienta ante mis ojos sin cortesía, sin protocolo. Y yo aguanto una vez más, su mano, su escupitajo. El libro cae mientras lo aplasto con mis pechos...no lo dejo respirar, un sonido agudo, enfermizo sale de sus hojas... no le dejo respirar. 


Me ahogo, lo ahogo...arranco sus hojas mientras el arranca mi vestido y sin piedad me clava su puño...arranco las hojas y las arrugo, las destrozo, las vomito...Encharcados...respiramos con dificultad. Los pasos bruscos y torpes se alejan. Otro libro descuartizado humillado....esclavizado. Y yo .....


viernes, 6 de mayo de 2016

...hogar de ida y vuelta...

Cuando una es devastada, nunca vuelve a recomponerse...nunca vuelve a caminar entera... se reclina en si misma y sus ojos caen al asfalto mohoso y grueso.

En ese tiempo  recuerdo que viajaba sin rumbo....deseaba perderme  con cada trayecto, sin querer había dispuesto en el coche cinco, mi refugio...mi hogar. No quería tener casa fija y  fantaseaba que algún día llegaría a algún paisaje del cual enamorarme. Para mi el AVE Barcelona-Madrid fue mi casa durante tres años.

Entretejí una familia de alta velocidad; los visitaba cada viernes en sus asientos...cuando regresaban con sus hijos,  con sus parejas.... Me iban desmenuzando su vida....sus inquietudes... sus amores...sus miedos....  los lunes sus caras me buscaban....los miércoles descubría nueva gente,  los martes y jueves reposaba, no trabajaba.

Como azafata del corazón los escuchaba, los acurrucaba y les traía agua, café....e incluso algún que otro bocadillo de jamón con queso brie-un clásico en la cafetería de Renfe-...


Un día el coche 5 estaba lleno y tuve que cambiar al 8.... Fue un nuevo empezar que se volvió en un final... Encontré mi propia familia, la que un día desapareció, la que un día se fue para siempre... me mecí en sus manos..... y deje que me trajeran agua....e incluso algún que otro bocadillo de jamón y queso brie...

jueves, 28 de abril de 2016

...Sentido Inverso...

Llego apagada con la chaqueta entre los dedos deseosa de darse una ducha caliente y reparadora. Pero no encontró nada...el vació se había apoderado de todo el valle. Reclino su cuerpo marchito en la tierra barrosa y fría...había llegado hasta allí y, allí no había nada...nada ...nada.Y si al desear se des-deseara... Y si al querer se des-queriese... 

Des-ando y desnuda, abierta de piernas...jugueteó con sus dedos y su coño; mientras la templada agua de la bañera la mecía y tapaba sus ruborizaciones.... en ese momento se sentió viva, expendida, bella, Mujer...
La tranquilidad a veces se asienta de maneras extrañas...

domingo, 24 de abril de 2016

...ni contigo, ni sin ti...

Siento su mirada en mi nuca mientras me folla por detrás. Aplasta mis tetas mientras veo como su punta asoma sonrosada haciéndome guiños intermitentes.

Solo él me folla así, solo él sabe como tratar mi trasero...solo él sabe mostrarme su desnudez al despertar...solo él me prepara el zumo de naranja intentando tocar mis pechos...y al alba cuando los vecinos dormitan, cojo mis pantalones, me los ajusto...y bajo las escaleras medio desnuda y medio temblorosa...abandonando la escena del crimen. Él se queda semi herido en la cama donde recreamos el crimen....jorge ben acunaba la escena.


Volví al pasado...recordé Avinyó y su guitarra...había cambiado mi mirada y mi puñal...esta vez estaba afilado y podía clavárselo sin que me temblara mi cuerpo.

viernes, 12 de septiembre de 2014

...lo que viene y se va...


Y si alguna vez desaparezco, desaparezco entre mis dudas, entre sus dudas, entre su energía… ¿dónde iría, donde me pondría?
No tengo la respuesta, no tengo la luz a seguir…


Ocurrió un domingo al atardecer… Él llegó y abrió sus brazos, los aleteó, los desplegó en toda su soberbia y por un instante me sentí atrapada por ellos, me sentí ahogada. Al terminar mi cuerpo se vacío de aire, de energía.

Vuelvo sobre mis pasos mientras me pregunto: ¿Que ha pasado? ¿Cómo colocarme ante tanta información? ¿Cuál ha sido la intención?



Y ahí me encuentro….RECOLOCÁNDOME… comenzando el camino de dar las gracias por lo que vino y por lo que se va.