viernes, 18 de julio de 2008

lo que uno quiere y lo que uno encuentra


Luz, sol, tranquilidad. Uno busca la paz de un lugar, la paz de uno mismo y cuando te la encuentras de cara te sorprende, incluso te irrita.
Mujeres que entonan lo que hacen o lo que no; bastos y cafés; idiomas a medio terminar; es un esbozo de un lugar pequeño y sobrecogedor.
Ella insiste en insistir si era lo que quería. El cuerpo empieza a amansarse; difícil el camino. Aprender de la soledad. Raro. Extraño. Un reto.

2 comentarios:

Pipilota dijo...

Viéndolo bajo la luz de un reto, es un poco menos amargo el aprendizaje. Gracias por la idea.

Doisneau dijo...

De nada. Te dire que estoy cumpliendo mireto. Es magnifico cuando la soledad pasa de enemigo a aliado. Un placer.