domingo, 7 de septiembre de 2008

pegajoso

La vida siempre tiene dos caras. A tiempos te enseña una y cuando menos te lo esperas te muestra la otra. La otra esta llena de sorpresas, de incertidumbres… es esa para la que no has preparado guión, para la que no tienes las piezas ordenadas o ni tan siquiera repartieron la mano. El viernes tuve uno de esos giros. Y aún hoy no puedo definirlo. No se si la noticia era buena (para mi, para él),si era mala, si era, si podría ser… no lo se. Y eso me turba. Su discurso entrecortado, atascado, torpe me hizo no saber donde ponerme, donde situarme…
Es muy tarde y noto que no puedo ponerme enfrente de mis dudas. Las dejaré apartas hasta mañana, hasta pasado…
Hoy el día salió pegajoso y no puedo con él.

1 comentario:

Pipilota dijo...

Buena decisión.
Lo mejor que se puede hacer con las cosas pegajosas es orearlas y esperar a que se sequen.

Hoy ya es lunes pero puede que la cosa aún esté algo pringosa.

Tiempo y aireo ;)