miércoles, 1 de febrero de 2012

Para toda las Elviras…

Elvira dejaba todas las noches la peluquería bien limpia… Cerraba, compraba la cena para la noche. Mientras paseaba hacia su casa miraba muy atentamente a los ojos de los hombres que se iba encontrando… Por si tenían la clave que ella necesitaba… “este seguro que es!… Yo con este podría cenar… No, mejor con el  de la bicicleta… Tal vez con éste incluso podría tener hijos… Oh, éste sería para una noche loca…”

Así consumía su media hora de camino, en pensamientos absurdos y sin sentido… Recreaba mil escenas tortuosas, barrocas, dulces, frías…
Estaba cansada de las mismas cosas, de la misma gente, de las mismas historias…
Y le gustaba evadirse conectándose con la irrealidad.... le gustaba apostar a los dados en su casino particular...algún día caerán en pareja…

2 comentarios:

Raul Rentero dijo...

me dijeron una vez que en la vida de una mujer existen dos hombres, uno guapo y perfecto que se encarga de prometer el cielo y otro, humilde y silencioso, que se encarga de llevarte allí
un saludo
Raúl
www.maestrazgomagico.com

Doisneau dijo...

Espectacular radiografía del universo masculino...me quedo con el humilde y sencillo...aunque el que promete te obnubila!!!
saludo enorme