lunes, 28 de enero de 2013

Una mirada en el almuerzo...

Un restaurante autoservicio. Una mesa con buen enfoque al mostrador caliente. Gente que va, que coge un plato, que mira, que hace guiños, que pone cara de desprecio, de goloso, de honesto, de insatisfecho…

Gente estirada que va…que se enfada porque el muslo de pollo a la plancha no está...


Gente que atiborra a su plato con todo lo que puede; pizza, pasta, butifarras, fedeua… el plato parece que de un momento a otro va a reventar… el dueño está satisfecho, contento...pleno……se siente vencedor. 
Por una módico precio puede atiborrase de grasas, proteínas, hidratos de carbono… Porque la mesa fría es un espacio de paso…de peaje para sacar el tiquet de las grasas, del pecado…y de la baba del cerebro mas primitivo…

Gente, gente…que engulle, sola, acompañada…risueña…gorda…gente con bandejas…autómatas del autoservicio…y YO una de ellas…

Eso sí, que observa, analiza… su pecado y el de los demás…

No hay comentarios: