sábado, 8 de noviembre de 2008

yes we can?

EE. UU se ha metido en nuestros cuerpos,
¿No sienten a Obama más presidente que el nuestro propio? ¿No sienten incluso que han pasado a ser negros?, ¿que tienen los mismos deseos que ellos (los negros)? ¿No sienten incluso que han luchado por la esclavitud, que están cansados de pedir un lugar en el mundo? Si, si… y de repente tienen la necesidad de cantar Gospel desesperadamente por la noche.
¿Qué tiene Obama? ¿Que nos ha dado Obama? Y en contrapartida: ¿Qué nos falta? ¿Qué necesitamos? ¿Qué buscamos?
Nos hemos untado de America y de Color Negro y, hemos gritado con fuerza:
“YES WE CAN”

Pero si esta mañana nos acercamos al espejo y nos miramos fijamente a los ojos. ¿Qué descubrimos?

3 comentarios:

Tomás dijo...

Ms.Doisneau,

Los mejores textos cortos de la blogosfera.

Sólo veo a un tipo despeinado y resacoso.

Menos mal que Obama se ha presentado en Estados Unidos de América, pues si se presenta aquí lo hubiésemos tachado de conservador y, algunos, hasta de facha con ese programa. Si yo fuese afroamericano y viviese en Estados Unidos hubiese votado por Hillary con los ojos cerrados, pero ya se sabe que la simbología es poderosa (el 95% de afroamericanos han votado por Obama) y las modas todavía más. ¡Hasta Scarlett lo tenía claro! Si me muero en la puerta del Hospital al menos lo haré con una sonrisa, “uno de los nuestros” está en la casa blanca.

Resulta gracioso, sin embargo, leer que Obama se ha financiado a través de dólares populares por Internet (léase la entrevista a Pere Oriol-Costa en LV) cuando ha sido el candidato más hipersubvencionado de la historia, aunque claro, vende más hablar de cambio que no del torrente de millones que todo tipo de empresas (en especial las farmacéuticas y de seguros por puro pavor al plan de salud de Hillary) se han dejado en su campaña. Es el momento que el pueblo crea en algo a largo termino, algo que les de oxigeno y margen de maniobra para salir inmunes a los gerifaltes que nos han puesto en esta brecha. No les ha costado mucho conseguirlo, la verdad. ¿Quién menosprecia ahora el poder los medios de comunicación para movilizar y crear consenso? Manufacturing consent, que diría Chomsky. A mi tanta unanimidad me incomoda, al igual que tanto papanatismo europeo (Bush ayuda y mucho). No me da argumentos para pensar, como nos quieren vender, que el problema racial en Estados Unidos haya disminuido con la elección de Obama o vaya a disminuir. Ni tampoco que vayamos a caminar hacia respuestas más coordinadas. Tan sólo veo una soberana cogorza de simbolismos. Grandes dosis de opio mientras reforman la casa sin mover un ápice sus planteamientos y sin sufrir ningún linchamiento (palabra que suena lejana, pero que todavía resuena – debería resonar- con pavor). Obama quizás sea el reflejo del temor, a menudo infundado, que siempre ha tenido la burguesía. Todos los poderes económicos lo han entendido y han claudicado, han remado a favor de la corriente y cogido el timón. Mejor un Obama que una reestructuración drástica del sistema. O se vende ilusión y retórica o se amplían las cárceles.

Bisous
Tomás

Tomás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gwynette dijo...

Yo tengo esperanza con este cambio, lo necesitaban y a peor, ya no pueden ir.
Creo que se ha presentado en el momento justo, quizás, solo quizás, en las próximas elecciones o en las anteriores, no hubiese salido ganador.
En un mundo donde apenas hay ídolos, él se ha convertido -de momento- con su carisma, en uno.

Después, los dioses dirán. Ya veremos si es demasiado blanco para los negros o demasiado negro para los blancos.
Tiempo, que todo lo pone en su sitio... :-)

Petonets