sábado, 7 de junio de 2008

"Antes de que el Diablo sepa que has muerto"


Todas las familias tienen secretos. Los hijos mienten, los padres no quieren saber. Viven todos ajenos a las vidas de los demás. Y la vida va tejiendo una red cada vez más dura, más extensa entre ellos y cuando se dan cuenta son unos desconocidos. Y llegado a este punto maquinan cosas que uno no puede imaginar.
Gritos, desprecios, envidias, robos, asesinatos. Produciéndote una angustia que te espanta, que te marea.
Una realidad de una parte de la sociedad que Sidney Lumet ha plasmado magistralmente en su última película. Frío, calculador, escalofriante relato de la incomunicación de una familia. La miseria de sus vidas llenas de penurias, de esquinas infranqueables,de recovecos sucios y oscuros.

Saliendo del cine me tiembla la mano mientras me enciendo un cigarrillo, respiro entrecortado. Y en mi cabeza, todavía, rebota la rabia de un padre, la mediocridad de los hijos, lo absurdo de la trama.


El título proviene de un dicho irlandés que dice: "Ojala puedas pasar media hora en el cielo antes de que el diablo sepa que has muerto".
En español sería algo así: "Que dios nos coja confesados".

3 comentarios:

vanessawhitter dijo...

Menuda película....Al verla me sentía algo incómoda, como si la realidad me saludase descarada desde la pantalla. Eso es lo que nos rodea, y me aturde.
Me ha gustado tu crítica!!!

Doisneau dijo...

Gracias vanessawhitter... Entiendo esa sensación incómoda. Marea ver según que realidad.

IVAN dijo...

Si las dos me la recomendáis, ahí que me la apunto, y la mula ya mismo tira de ella.

Gracias!!!