viernes, 10 de octubre de 2008

precisamente no quiero días como hoy...


Cuando una necesita cariño, puede cometer varios errores. Volver a agarrarse al pasado y saborearlo como si el tiempo no hubiera pasado, como si le tendiera una red hilvanada con grueso olvido. Retroceder en el tiempo y regresar a la música que os unió. Recuperar el encanto (uno por otra parte), los otros ni se saben ni se les esperan.
Disponer sus fotos delante y ver la parte perfecta de ellas.
Hay una sutil línea que a mi me sorprende, me asombra; una línea que en dos instantes contiguos el pasado toma formas diferentes. Ayer todo era amargo, árido, con sabor ácido y hoy (justo hoy) el pasado se convierte en dulce recuerdo, en suave retorno, con sabor ligero. Hoy el pasado me llego anestesiado. Y como no duele puedo cometer un error y hacerme mas daño.
Espero que se vaya el efecto de la anestesia.

1 comentario:

Tomás dijo...

¿Tus palabras? Un déjà vu sin anestesia. Un saludo sin nombre.