viernes, 17 de octubre de 2008

sensaciones...

Hay sensaciones que se pegan al cuerpo como si fueran lodo, que se resisten a abandonar la piel; vamos, como si fueran dueñas de ella. Un buen día se instalan y ahí perduran hasta que una arremete contra ellas y las borra.
Son leves pero de gran intensidad, toman puesto por la mañana y a lo largo del día van dándote toques en el hombro: “ Sss, eh estoy aquí!”

Las sensaciones resultan molestas, incómodas, turbias, extrañas… Su procedencia evita explicaciones. Y a menudo no comprendo la no comunicación. ¿Es tan difícil exponer lo que uno siente? ¿Sea la sensación que sea?

2 comentarios:

Pipilota dijo...

Pero...
... también hay sensaciones buenas que se pegan al cuerpo como una brisilla refrescante.

Y sí, es dificilísimo transcribir las sensaciones pero tú lo haces genial.

Doisneau dijo...

Si, tienes toda la razón también las hay y, muy buenas.
Pero estas son densas y pegajosas.
Gracias p.