viernes, 16 de enero de 2009

la espera

Estando a la espera de que se abra la puerta, a salir a escena, a atravesar un bar, a que te den mesa, a llamarlo, a que te llame, a que te inviten… la espera.
En esa espera puedes recrearte en un mundo lleno de diálogos propios, ajenos, meditados, o espontáneos.
La espera es como una vigilia, uno no hace lo que desea pero piensa en lo que va a realizar… la espera no debe ser muy larga en el tiempo porque sino se como el propio acto, engulle su protagonismo y hace que la escena pierda fuerza…Aunque a veces la espera ayuda a cimentar lo que uno va a hacer, o lo que no quiere hacer… la espera. Es como el limbo; uno espera entrar a un lugar (no sabemos si mejor o peor) pero seguro, diferente. Dicen que quien espera desespera. Supongo que a veces, solo a veces, es así…

No hay comentarios: