domingo, 4 de enero de 2009

"no contact"

Es curioso como a veces me quiero evadir del mundo, de la humanidad, del tumulto, de borrreguismo; somos una masa que va, que fotografía, que habla o mejor charlotea, que transita, que va y viene a ninguna parte. Apago mi móvil, cierro las persianas, conecto mi DVD y engullo Croissant sin sentido.
¿Es incompresible mi autismo, sobretodo dentro de un domingo que agoniza dentro de regalos infames para los “seres queridos”?
Cuando la gente pide mi atención me ahogo, me agobio, y me escurro en mi mundo. Me siento como uno de mis peces que es imposible coger, son resbaladizos, esquivos. O como mi gata “mina”; ella viene cuando quiere, nunca cuando yo deseo acariciarla.
Me irrita la falsedad de la gente. De su sumisión al sistema. De cómo tragan los 50%, 70%... sin sentido, sin planteamientos…
Hoy estoy en huelga de contacto humano.

No hay comentarios: