miércoles, 27 de febrero de 2008

Si, no, si, no...debate

Horas previas al Debate hablaba con mi hermano. Y él sería de los pocos millones que no lo verían. ¿Por qué? Su teoría: Le parecía una mentira realizar un dispendio tan desorbitado por cuatro votantes poco definidos. Porque él piensa que los votantes de ambos bandos están muy seguros de votar a su color. Absurdo; llamo al despliegue mediático, inútil al cara a cara. Y pasado el debate no se si estoy o no de acuerdo con él; porque mientras mantenía conversación con él tengo que admitir que casi estaba cerca de esa reflexión. ¿Para que sirvió el debate? ¿Para afirmar lo que ya sabía de uno u otro candidato? ¿Para desempolvar a Manuel Campo Vidal y a Olga Viza? ¿Para qué?
Terminé mi té y cerré el portátil.

1 comentario:

elintenso dijo...

Manuel Campo Vidal no tiene verguenza. Igual que los medios, que lo toleran... Quiero decir que un tipo que sólo hace de cronometrador diga que el debate es fenomela, lo están haciendo ustedes fantásticos, etc... se tiene que hacer mirar lo que es ser periodista...