martes, 20 de noviembre de 2007

La Mañana


La mañana es para respirar. Abro, pongo agua, té, pan tostado, aceite y mi imaginación. Adoro las mañana, amo el té junto con la tostada de aceite, son las cosas que me hacen trasportarme al viejo mundo y al mundo venidero… ambos se fusionan en el desayuno, uno encima del otro, al lado, en frente… Pero lo que más me gusta es la soledad de una misma, estar conmigo, mirarme desde fuera, observarme, criticarme y quererme.
Silencio, noticias, respuesta de una miga por la que estaba preocupada: “no pasa nada tranquila”. Pensamientos de los que hacer… escalofrío pensando en una cita. Dolor de estómago con el pensamiento como tostada. Respiración de expulsar fantasmas, esos que te acosan cada mañana, a cada decisión. Pelea con tus propios pensamientos… vaguedad y fin. Rutina; visto, salgo, auriculares, radio…

No hay comentarios: