martes, 13 de noviembre de 2007

Una masa sin puntas

El estar enfermo y tener que permanecer en casa todo un día, te conecta con una realidad “global”. Te pones a leer todos los periódicos, ver las televisiones, escuchar las radios y te das cuenta que somos una masa uniforme que no tiene puntas. Del mismo color, de la misma textura… Y te da vergüenza, además, pertenecer a esa masa. Ayer todos se tiraron a las yugular de la frase del Rey. Increíble, no creen?
Somos tan previsibles!

No hay comentarios: