martes, 27 de noviembre de 2007

Sonrisas

La vida con humor es mucho mejor, no tengo duda y sobre todo después de un fin de semana de estar con buenos amigos en un pueblecito de Italia. Ellos son personas naturales sin dobleces, nobles y me han hecho reflexionar sobre el color con el que de vez en cuando miro las cosas. Ellos me han limpiado la mirada, me han ayudado a limpiar mi mente. Parecen un medicamento pero tal vez han sido un antídoto para el ruido mental que a veces llevamos.
Esta mañana mientras caminaba por las calles el centro de mi ciudad creía pisar las calles de Forli, ha sido una ensoñación y un placebo para que el día se pusiera ante mi de otra manera. He aceptado mi situación!

No hay comentarios: