lunes, 24 de diciembre de 2007

la cajera

Ella miraba sin mirar lo productos que cogía y disponía por un escáner. Clin! Clin! Solo un ruido le hacia dejar el pollo en un lado y coger la rúcula. Clin! Clin! Queso, suavizante Clin! Clin!
Miraba a la cajera absorta en ese juego mecánico, sin sentido y sin entrenamiento alguno.
.-"No se sabe lo precios de las cosas, ya no los tienen que teclear"- he susurrado a mi madre.
.-Si.
No ejercita su memoria,(Recuerdo cuando era pequeña y mi madre me mandaba al super. La cajera marcaba todos los números, o gritaba: ¿El aceite virgen a cuanto va? ) Tampoco lo hará cuando salga y marque el teléfono de su novio, la memoria del móvil lo hace por ella; cuando compre, la tarjeta de crédito le ayudará a no contar el dinero. Esta vida se esta volviendo vaga,... y no me gusto en lo que hemos convertido al mundo. No me gusto.

2 comentarios:

IVAN dijo...

¿En una vida más cómoda? También puedes hacer la compra sin salir de casa, buscar pareja por internet, o hacer transferencias bancarias sin acudir a tu oficina...ello no implica que esa comodidad tenga sus renuncias, y a veces sean importantes.

Anónimo dijo...

Creo que uno no debe dejar que lo nuevo nos inutilice. Estoy de acuerdo con doisneau...