jueves, 6 de diciembre de 2007

Verde


Caminaba entre la gente en tono verde, combinado con el rojo de la alfombra. Gente, sonrisas,… se movía entre ojos, labios de colores y abrazos intensos. Luz, orden, aplausos, aforo y estrella. Discurso, silencio, lágrimas… intensidad… Premio conjunto.
Escaleras y emoción.
La noche se torno mágica. Ella, la cenicienta de una familia humilde lucio como nunca había lucido. Era color.
Los periódicos se hicieron eco de ese tono verde, intenso, fuerte, mágico Y ella volvió a ser princesa.
Es una sensación extraña dice. Me cuenta que todo lo ha visto como si fuera una espectadora. Lejos, tranquila, recibiendo los halagos como si los tuviera que guardar en un sobre para dárselos a la protagonista en la intimidad de la noche, a solas junto con una copa de vino tinto.
Hablaran y sobretodo se reirán, se reirán en verde.
“Todo tiene su recompensa” al día siguiente por J.F

No hay comentarios: