lunes, 31 de diciembre de 2007

bullicio falso


Era justo el momento. Rocio se comió la última uva y se hizo un silencio, un silencio incómodo. Todos se miraron. Parecía que el corcho de la botella de cava se resistía a celebrar el nuevo año.
Rocio utilizando el vacío repaso la cara, las manos de su marido…
Apretó los dientes y calló.
Intuyó que su deseo no se había cumplido, algo debió de hacer mal el pasado año. Suspiro fuerte. Brindó y siguió en su silencio envuelto en el tumulto de cava, brindis, alegrías…
Ella se distancio y sorbió su deseo.

No hay comentarios: