jueves, 10 de enero de 2008

Esos "locos" regalos


Encontrar el REGALO es difícil, hay que ser claros.
Lo que más me gusta es el tiempo que inviertes en buscarlo. Caminas, entras a una tienda, observas, sales… siguen deambulando por las calles…te haces el mapa logístico de las tienda a las que vas a ir; en orden de importancia o de situación y de repente entras en La Tienda (esa incluso en la que no habías puesto muchas esperanzas) y caminando entre sus pasillos, tu mano se acerca hacia un objetivo; lo agarras, lo miras y “te dice: Si, si soy yo” y le dices: Si, si lo se, eres tu. Una pequeña conversación entre el regalo y tú. Bella conversación, bello encuentro. Es un instante de felicidad (pequeño pero muy intenso): Lo encontré!! O él me encontró a mí.

2 comentarios:

IVAN dijo...

a veces yo también tengo la sensación de que és él, el que me encontró a mi. Pues entonces tienes la certeza de que has acertado y la confirmación, con la cara del receptor.
Al igual nos estaba llamando desde el principio...

Doisneau dijo...

Al igual... Esos momentos me encantan! Son pequeñas dosis de felicidad y muchas dosis hacen...