jueves, 24 de enero de 2008

El placer de una cocina


Amasar pan, poner al horno un pollo relleno, espolvorear azúcar por la tarta de manzana… Anna entra en la cocina como si fuera un huracán. -Ya está preparada la masa para la quiche? -Pregunta mientras deja en la mesa de trabajo una bolsa llena de verduras, frutas, aceite, vino…
Fogones en funcionamiento, copas de vino desordenadas, delantales de diferentes procedencias, conversaciones cruzadas. Amo cocinar mientras bebo un Marboré (Me fascinan las bodegas de mi tierra) y converso con Anna la elaboración del siguiente plato…
Mario penetra en el mundo culinario, hasta ahora femenino, me estruja mientras me roba un poco de Marbolé. Huele el pan recién hecho, prueba la salsa de ciruelas para el pollo… Es increíble las cosas que hay que hacer en una cocina- me susurra al oído.
-Si! y muchas mas que les dejo a su imaginación.
La cocina tiene un lugar privilegiado en algunas casas, en la mía ocupa mas de la mitad de una gran casa de montaña, calentada por una chimenea de piedra que no para de trabajar.
Lo hecho de mi reinado y me sumerjo en la harina.
Nos miramos, sonreímos, brindamos y seguimos untando, cortando, adornando… Conversando.

2 comentarios:

IVAN dijo...

si es un placer (que comparto), lástima que no tengamos a veces tiempo para disfrutarlo. Pero huelo a alto nivel...

explorador dijo...

no piensas en hacer mas quórum... habría algunos que nos gustaría robarte...