miércoles, 2 de enero de 2008

Lejos de él


Ella seguía ahí sin moverse, Gata estaba en su regazo, ronroneaba con tanto gusto que no se atrevía a quitársela...
Mientras, tecleaba en su ordenador una carta a su ex -amante (Ex para ella, él todavía no sabe la noticia):
“Un año entre música, desayunos, calles, restaurantes, miradas y envestidas. Y llegó el fin. No hay sueños. ¿Como hacerle llegar el sentimiento de abandono?, Llevo toda la mañana dándole vueltas y no encuentro la fórmula...”
Dejó el texto a medio terminar, sorbió un poco de te y acarició a Gata, ronroneo.
Que confortable sonido - pensó.
Que buena pista. Como le gustaría que “su” ex -amante también le ronronear…

1 comentario:

IVAN dijo...

Al igual no hay fórmula mágica...pero si se conoce las emociones y los sentimientos, con lo bien que escribe no será dificil plasmarlos o expresarlos, saldrán solos...