lunes, 21 de abril de 2008

Desintoxicarse


Uno se desintoxica de las drogas más dura. Tienen que ingresar en clínicas de desintoxicación. Al recaer ahí está el médico para que le receten cualquier fármaco que le ayude a superar la crisis del mono. Salen como zombis en busca de la droga y vuelta a recaer. Pero siempre hay una consulta, un doctor, un fármaco, un proyecto hombre, una sesión de desenganche para agarrase. Y ¿cuándo una se tiene que desintoxicar de un amor tóxico?
El amor tóxico, escribe Leonardo Padrón, es una navaja en la dulzura”. Y ¿cómo sacar la navaja del cuerpo todavía caliente?

El amor tóxico es un poemario sobre el amor, pero no de la celebración del amor, sino de su pasión, padecimiento que algunas veces es lento, otras, violento y siempre calcinante. Del amor nocivo, que envenena.

Así que: "¿Si estar con alguien implica la destrucción del yo, es mejor estar solo?",

4 comentarios:

Tomás dijo...

¿Que dice Fromm?

Creo que el final de Annie Hall lo resume muy bien, aunque si te vas a Kundera, mejor lo tranquilo.

«un tipo va al psiquiatra y le dice: "Doctor, mi hermano está loco. Cree que es una gallina" Y el doctor le responde: "¿Por qué no lo mete en un manicomino?". Y el tipo le dice: "Lo haría, pero necesito los huevos". Pues eso, más o menos, es lo que pienso sobre las relaciones humanas, ¿saben? Son totalmente irracionales y locas y absurdas, pero... supongo que continuamos manteniéndolas porque, la mayoría, necesitamos los huevos».

Ya me dirás como sacar la navaja. Yo "a veces siento mi sangre correr en oleadas, lo mismo que una fuente de rítmicos sollozos; la oigo correr en largos murmullos, pero en vano me palpo para encontrar la herida".

Tomás
Ok con Brassai. Same book.

Tomás dijo...

Creo que he sido muy brusco. Felicidades por el blog, lo encuentro muy interesante.

Tomás

Doisneau dijo...

No me pareciste nada brusco. Me fascina tu manera de arremeter el vacio de un espacio nuevo.

“La navaja hay que sacarla en caliente y con un seco y firme movimiento. Eso estoy aprendiendo"

Y...
Amo a Kundera y él más o menos viene a decir que nunca seremos capaces de establecer con seguridad en qué medida nuestras relaciones con los demás son productos de nuestro amor, de nuestro desamor, bondad, maldad, y hasta qué punto son el resultado de la relación de fuerzas existente entre ellos y nosotros”. Interesante e inquietante.

Anónimo dijo...

muy interesante !!!!