martes, 18 de marzo de 2008

Humo...


Oficinas, supermercados, grandes almacenes, despachos y a sus pies un personaje teléfono en oreja y cigarrillo en mano. Es el nuevo paisaje urbanístico. Posibilidad de entablar alguna que otra conversación con el compañero de sección, arriba uno ni se mira pero en los infiernos las compañías se agradecen o no, como María que baja siempre para llamar y comunicarse con quien se ponga al otro lado del auricular; aunque sea inútil, inservible… Paco por su parte mira, observa como pasamos, como nos movemos, como hablamos los que caminamos por su escenario e inventa, al mismo tiempo que yo invento. Me gustaría juntar las dos historias… tal vez sean complementarias.

2 comentarios:

IVAN dijo...

Seguro que lo son...la vida en la oficina, cada cual con su dinámica del día, cada cual con su historia, cada uno con sus quehaceres. Cada día parece el mismo, pero no lo es.

Doisneau dijo...

El día es rebelde por naturaleza y él domina las situaciones. Nosotros somos sus peones.